La novia

Plasmas ideas en plural y las suyas son singulares, capaces de succionar cada rincón de la nada. Álzate y contempla, única y singular, suya, su cosmogonía.

Uno encajado; dos libres, aunque la libertad no siempre goza del bien; mírate y no entenderás. Habla de él y juzgarás al silencio que descompone tu mente cada noche entre vacíos y huecos sustanciales

Cada sonido inducido por el odio al viento que en cada madrugada de confusiones tocaba tu ventana, ha sido un espejo agitado en tu contra.

Tiritando al ver cómo la sílaba fría congela tus huesos, y en medio del enema, emana sangre fresca que recorre el lagrimal desgastado y hendido hasta desplomarse sobre la losa ya húmeda de cada madrugada.

Las ventanas de tu cuerpo no logran percibir el más claro haz de luz, ¿o sí? No lo sabes, búsqueda a tientas, mas de forma inequívoca las pisadas que cargan tu cuerpo de hora en hora se inclinan hacia gran pozo de ti mismo, si eso quieres, la libertad en ti goza del bien aparentemente. 

 El novio sigue esperando tu ‘sí’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s