Nueva era

Campo de guerra. La batalla más veraz, se cuelan por los oídos sordos; los míos y los tuyos bien abiertos, mentirosos.

La imagen se extravía por las calles perdidas, es llevada por el viento, nadie olvida, pues nadie recuerda el conflicto de los campos castellanos. Al olvido sin recuerdos. Al olivo sin cerezos.

Gélidas tardes bajo el sol, creando sombras claras, que hizo silencioso tu tambor; mucho ruido, mucho show, aunque sin resonancia.

Lucha interna de abrojos densos que parten el corazón, júntese las coyunturas de mi espíritu y suelten las espinas de aquel rincón solitario, por el que, a menudo, gritábamos: somos libres. Lejos de la realidad, pues tú, eras mi señor, y yo, era tu esclavo; mas era, era, y tan solamente era.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s