Nefelibata II

Vives en cada ritmo de los latidos, sin compás. Me inyectaré en las vértebras un poco más de ti, de tu sonido y de tu voz, y las apresaré sin piedad, entre mi alma y mi espíritu, sólo tú. Te canto día y noche en mi cuarto, solo un gramo de ti fluye a través de mis tripas y no me es suficiente. Quiero más.

Sin estilo y sin ritmo, rebotemos y creemos nuevas formas de hacernos reír, de soñar nuestro presente. Deja de pulsar las teclas del piano, sólo un momento, un instante. Abandona el laúd, el sonido lírico y tus bailes. Seamos fugitivos en las estrellas, muestra tu sonrisa pícara que yo te miro de reojo, sin perderme tus detalles. Camina por delante que yo te sigo, y si detrás te encuentras yo te espero. A ritmo de crucero. Escóndete que yo te busco. Cállate que aun así te escucho. No entiendo la abstracción de tu universo, ni de tus besos, pero gracias a ti tengo nuevos versos.

No me digas la verdad, dime que estás loca por mí, dímelo, aunque no sea así. Dime que te mueres por mí y que nada vive más para ti. Sólo de ti cuando caigo en los mares de mis silencios; suenas tú de nuevo. Universo de mis versos.

Sí, entre mis venas muertas. Vivifícame sin maquillarte, te veo entre las transparentes cascadas, qué bonita así, tan tú. Hace tiempo que no nos vemos cara a cara, al descubierto; tus pasiones de vivir te han alejado de tu oyente, de tu único oyente, de mí. Vuelve. 

Nada más necesitas que las notas que de ti emanan, salta sin miedo hacia este rincón del mundo donde desafinar es nuestra manera de soñar. Desentona mis ideas sin la luz que acostumbrabas llevar, toma mi fuego y echemos a volar. Emancipados hacia donde tú quieras.

Resistes a cualquier razón, y atiendes al corazón partido en mil añicos. Hecho fosfatina en medio de los mares argentinos, hundido de los males que la cárcel de mi vida provoca, nuevas piedras y nuevos muros, aún no sé si te importa demasiado.  

Ahoga mis silencios una vez más, cierra las brechas de mis carnes. Haces de los lunes un deseo por madrugar, ver la luna junto al sol, sin nubes y escucharte. 

De nuevo… Escúchame tú de una vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s