Resina en la roca

Esa roca en el limbo de los sueños, jugando a ser única entre los ríos; las cascadas de la resina.

“Ésta que no soportó la aspereza, al parecer, no nadará más.” Una y otra vez golpeando en las persianas, por un viento recio que visita el invierno, esas palabras deseosas de ser cristalizadas y modeladas en la naturaleza; realidad que la resina no quiere abrazar, tan sólo teorizar.

Tortura de letras, suplicio de roca; cada vez más latosa, las curvas montañosas por las que la resina nunca marcha. Sobre la espalda, ya magullada, afligida, y dolorosa, otra fresca piedra sobre la roca; más pesada, que a suerte en el tiempo, caerá en la vía del tren.

Ingobernable la fuerza natural por la que, fríamente, los sueños ilusos caen por sí solos en un pozo sin fondo. Inobservable, al parecer, la señal celestial, el eco sórdido que inyecta ojos arenosos en sangre; dosis de ficción vestida de naturaleza.

Sabe que parte de la roca, ahora está formada de resina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s