Al firmamento

Tengo tanto que decir, que no sé cómo expresarlo. Y, aunque parezca mentira, me genera una tristeza profunda.

Tan grande, que tras mucho pensar, a veces no sé a dónde voy, y en ocasiones no sé ni quién soy.

En medio de un mundo frío, en el que sólo quiero imaginarme solo, sin problemas, al margen de ellos; querer sin querer, y tumbarme en un banco para ver pasar las nubes, me llamas a alumbrar y salar.

Pero, ¿cómo va a alumbrar una bombilla apagada? ¿y cómo va a salar la sal echada a perder?

Mírame: caído, embarrado en mis problemas, fatigado de correr por donde no debo, ronco de chillar a la luna; la cadencia de la decadencia.

Quiero volar y escapar como Ícaro. Quiero ser un mero espectador. Quiero que me escuches. Deja de romperme entre tus dedos, de tratarme como a la pared. Me dueles. Te quiero. Me dueles. Pero te amo.

Mira mi lagrimal hendido de tanto llorar, sé consciente de mis noches gritándote en mi mente: ayuda, auxilio, me ahogo; qué hago.

icarus3-316241566.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s